Este blog nace para contar la historia de los pueblos de la comarca de Torrijos a través de imágenes y microrelatos.

jueves, 22 de febrero de 2018

ESCALONILLA. HISTORIA ORAL.






Procesión del Cristo de la Cruz a Cuestas en Escalonilla, año 1928.
Archivo Rodríguez.



ROSA LÓPEZ FERNÁNDEZ. (1927-2015).
 

Testimonio.

            En el año 1936, mi madre compró a mis hermanos  el uniforme de las Juventudes Socialistas de Escalonilla.
            ¡Nunca votaré a las derechas! ¿Qué haría usted si hubieran fusilado a su padre y a un hermano?
Recuerdo el día 13 de octubre de 1936, fecha de la muerte de mi padre. Estábamos toda la familia cenando patatas fritas con tomate en una cazuela en el centro de la mesa cuando llegaron unos vecinos de Escalonilla, con uniforme de Falange. Mi padre, Julián López, nos dijo:
- “ Tomad, hijos, el mechero y el reloj, que ya me llevan!”, intuyendo lo que le iba a suceder.
- “No es necesario, si volverás pronto”, le respondieron sus asesinos, uno de los cuales aún vive.

             Ese fatídico, día 13 de octubre de 1936, también fusilaron a otros seis escalonilleros, cuyos nombres completos no recuerdo ahora: a los de mi tío Pedro, a la tía Tocona que estaba embarazada, a Clemente, al tio Cagaleches, y a Francisco Salamanca Rodríguez.
            ¿Cúal fue el motivo de estas muertes? Ninguno. Pagaron justos por pecadores. Mi padre era una gran persona y no estuvo implicado en las muertes ocurridas en el mes de agosto, en caso contrario hubiera huido. Los auténticos culpables cruzaron el río Tajo días antes de la entrada de las tropas nacionales. Permaneció en Escalonilla porque no tenía miedo, dada su inocencia.
            Además de los tres hermanos que tuve presos en la cárcel de Torrijos, también me asesinaron a Juan, el mayor.


sábado, 17 de febrero de 2018

ESCALONILLA. HISTORIA ORAL.





Procesión en Escalonilla del Cristo de la Cruz a Cuestas. Archivo Rodríguez, año 1928.




MANUEL GARCÍA SÁNCHEZ. Labrador (1923-2015)

Testimonio



                De la proclamación de II República en 1931 recuerdo que ordenaron retirar los Crucifijos de las escuelas, pero mi madre dijo: “Mis hijos no vuelven al colegio hasta que no los cuelguen otra vez”. Así fue, no regresé hasta el año 1933 que ganaron las elecciones las derechas y nombraron como alcalde de Escalonilla a Marcelo del Moral Guío.
Antes de estallar la guerra, en la primavera de 1936, los jóvenes socialistas y comunistas  amedrentaban, insultaban y azotaban con una goma a los de derechas: era la llamada ley de goma. Nos impedían ir a misa y decían que olíamos a cera. 
         Una vez iniciada la contienda, el nuevo alcalde socialista, Félix Fernández Molina, fue el responsable de hechos muy graves que ocurrieron en la localidad. Ocurrió que  el 23 de agosto de1936 asesinaron a Tomás Corcuera Herrero, Casto Gallardo González, Marcelo del Moral Guío y Jesús Alía Palomo. Los tres primeros tenían su domicilio en el pueblo, pero se marcharon temerosos de su destino, huyendo a Madrid semanas atrás del 18 de julio de 1936. turba de gente, arremolinada en la plaza, esperaba la llegada de los cuatro detenidos para ser asesinados en la finca Nohalos. Pero los miembros del Comité decidieron cambiar el lugar de ejecución por otro muy próximo a la localidad de Gerindote.
Días antes de la entrada de la fuerzas nacionales, en septiembre de 1936, el citado alcalde Félix Fernández Molina huyó a zona roja, junto con la mayoría de los miembros del Comité. Logró sobrevivir hasta 1945, fecha en que fue ejecutado en la cárcel de Yeserías. Tengo constancia de este hecho porque, en aquellas fechas, cumplía mi servicio militar en Leganés y coincidí con una hermana que llevaba el colchón y otros enseres de Félix al hombro: “Manuel, ya me lo han matado”, comentó con resignación.
        
        


jueves, 15 de febrero de 2018

HISTORIA ORAL. BURUJÓN.






Plaza de Burujón, año 1958. Foto Archivo de la Diputación Provincial de Toledo.



ISIDRO DE TORRES  RODRÍGUEZ. Agricultor (1915-2016)  

Testimonio.

          Estuve recluido en el Alcázar de Toledo durante la guerra civil. Recuerdo perfectamente el sufrimiento de aquellos meses. Pero hubo hechos que ocurrieron dentro de la fortaleza de los que me enteré después. Me refiero a la muerte del capitán Alba, rehenes, secuestros, salidas nocturnas etc 
           Tuve mala suerte porque yo era soldado voluntario en la Escuela de Gimnasia de Toledo, que dirigía el coronel Moscardó, y tenía un permiso que comenzaba el 18 de julio de 1936. Pero demoré mis vacaciones hasta cinco días después, para disfrutar de las fiestas de mi pueblo. Y el estallido de la guerra me sorprendió acuartelado y no en mi pueblo, como debió ser.
            Los primeros días del asedio enterramos las sobras de la comida, pero semanas después removimos esa misma tierra del vertedero para recuperar los alimentos podridos: pasé mucho hambre.
            En Burujón siempre hemos creído que el vecino que delató al capitán Alba, de forma involuntaria, a su llegada a la villa vestido de miliciano, fue Marcial del Castillo. Este vivió hasta hace unos años en Torrijos, y no sufrió castigo alguno. Sin embargo, ahora tú me cuestas que en el sumario militar seguido en el año 1937 por estos hechos se desvela que no fue así. Según este consejo de guerra el delator fue Toribio de la Encina, después fusilado, quien reclamó la presencia de Marcial para que confirmara la identidad del infortunado militar. Sea como fuere, Marcial me contó hace años que se cuadró haciendo el saludo militar al ver a su capitán esposado: " A la orden", exclamó, al recordar su etapa de soldado en la Escuela de Gimnasia de Toledo.(1)


_______

(1) MORALES GUTIÉRREZ, JUAN ANTONIO: Torrijos en la Segunda República y Guerra Civil; Editorial Ledoria, Toledo, 2016.

            


jueves, 1 de febrero de 2018

ALDEAENCABO. HISTORIA ORAL





Grupo de presos desconocidos. Fotografía tomada de la Biblioteca Nacional.







EUSEBIO JIMENEZ MARTÍN. Pastor de profesión. (1916-2009)


Testimonio.



            Me quedé sin madre a los seis años y creo que he sido poco afortunado en la vida; y después, la guerra civil marcó mi futuro para siempre. Antes del 18 de julio pertenecí al Comité republicano de mi pueblo, sin cargo o responsabilidad alguna, y luego me alistaron al bando nacional para luchar en el frente contra la República.
            La primera actuación del Comité de Aldeaencabo  fue requisar las armas a los derechistas. También realizamos pequeñas incautaciones de dinero, trigo y animales a los vecinos más pudientes de la villa. Incluso llegamos a sacrificar un novillo confiscado a Ángel Almorox Montero del que todos  comieron en la plaza, y  el resto de la carne fue vendida por el Comité para recaudar fondos.
Algunos derechistas, como el jefe de Falange, José Jiménez Almorox o Emiliano Polo Ramón, fueron advertidos de que “deberían esconderse o marcharse”. Otros como José Almorox Prieto y su hijo se pasaron a zona nacional, dejando en la Aldea a su esposa Joaquina y la hija de ambos, Ángela. Pero a ninguno le ocurrió nada.
Todo transcurría por estos cauces hasta que en agosto de 1936 llegaron a Aldea en Cabo un grupo de milicianos forasteros con intención de detener a los derechistas más destacados. El alcalde socialista, Benigno Jiménez, evitó dichos apresamientos. No hubo muertos en mi pueblo.
Sin embargo, semanas después, el día 7 de octubre de 1936, tras la llegada de las tropas nacionales a Aldea,  fueron asesinados en un lugar próximo a Maqueda el alcalde, Benigno Jiménez y Valentín Almorox, que junto a Francisco Rodríguez, Timoteo Montero y Lorenzo García Hernández fueron las únicas muertes ocurridas en la localidad de forma violenta, éste último ejecutado en Toledo en 1939.
A mí  me metieron preso en Escalona, desde noviembre de 1936 hasta el 11 de enero de 1937. Luego, como no cometí delito alguno, salí en libertad. Pero el día 2 de marzo de 1937 me alistaron a la guerra en el bando nacional. Después de un periodo de instrucción en Plasencia me llevaron a Villasanjurjo para jurar bandera. Estuve luchando en el frente de Brunete. Luego nos dieron unos días de descanso, en la dehesa del Rincón, entre Villa del Prado y Aldea del Fresno y el día 24 de agosto de 1937 nos llevaron a Aragón.
             A los pocos días de llegar, en Villamayor (Zaragoza), una columna o brigada republicana del Campesino nos hizo prisioneros. Caímos como corderitos, nos sorprendieron. Cuando nos tendieron la emboscada, todos mis compañeros empezaron a tirar cosas al suelo para que no las vieran nuestros captores: medallas, estampitas de la Virgen, fotos, cartas, etc. Nos llevaron presos a Lérida, y desde ahí deambulé por varias provincias, entre ellas Valencia. Arreglábamos caminos y carreteras. Sólo comíamos una sopita o tácita de caldo. Mal abrigados, pasábamos mucho frío por las noches, pero los republicanos no nos trataron mal como prisioneros.
            Me enteré que había acabado la guerra cuando vi desde un cerro a un grupo de republicanos con banderas blancas. Me alegré mucho, aunque me daba igual quien ganara, sólo quería mi libertad después de casi  20 meses preso.

            

lunes, 29 de enero de 2018

HISTORIA ORAL. ALMOROX



  


  
Almorox, año 1928. Revista Blanco y Negro.



LUCILO SILVÁN GONZÁLEZ (1923-2010).

Testimonio.


Fui un niño privilegiado al ser alumno de la escuela del maestro Antonio Quero. Recuerdo que nos hacía leer el periódico en la escalinata de la Picota. Este profesor era muy educado, culto, tolerante y afable. Accedió a la alcaldía tras la victoria del Frente Popular, aunque era natural de Málaga. Pero tras estallar la guerra pensó que el lugar idóneo para defender la república estaba en el frente de batalla y no en nuestro tranquilo pueblo.
En Almorox no se dieran grandes desigualdades en el reparto de la tierra  y ello favoreció una menor conflictividad social en la Segunda República. Las fincas eran pequeñas, improductivas, de monte bajo y pinares, siendo su mayor titular el ayuntamiento con su más de 1.500 hectáreas de bienes comunales, muchas de las cuales eran viñedos de escaso rendimiento.
La lucha por el poder municipal era tónica habitual. Por una parte, Pedro Peña Adrada, de izquierda moderada, y de otra, el conservador Martiniano Silván. La rivalidad entre ambos mandatarios se remontaba a 1931, cuando éste último fue sustituido por aquel por aclamación popular. 
La opinión que tenía mi profesor del gobierno municipal y estas rivalidades quedó plasmada en el cuaderno que te entrego para que lo publiques en tus libros. Se trata de una redacción escrita por mí, al dictado de don Antonio Quero:

 “Lo que ésta villa fue, muy alto lo pregona el lema de su escudo: noble, fiel y leal. Lo que es ahora, nos lo dice su actual estado de abandono e indiferencia desde el punto de vista higiénico. Su lamentable atraso intelectual es una consecuencia inmediata de la desmoralización ambiental y de los antagonismos y rencillas personales, así como de las luchas seudo políticas. La decadencia de su producción vitivinícola contrasta con la riqueza y salud de sus aguas, su clima y su suelo, así como sus extensos pinares, únicos en la dilatada provincia de Toledo. Cuando desaparezcan o se reduzcan a sus justos límites las pasiones políticas uniendo a los almorojanos en un solo pensamiento: el progreso y el porvenir de su pueblo”.

            Aunque pertenezco a una familia de ideología conservadora, que nunca se significó por sus ideas políticas, y tampoco estuvo implicada en nada, siempre tuve un mal recuerdo de la guerra civil y de Franco. Mi padre estuvo varios meses preso en la cárcel de Talavera, en el año 1938, acusado injustamente por los tribunales militares nacionales. También te entrego copia de la carta de mi padre me mandó desde la prisión el día de mi cumpleaños. (1)


__________


(1)  Entrevista realizada el 26 de mayo de 2001.

jueves, 25 de enero de 2018

HISTORIA ORAL. ALCABÓN









Autoridades locales y provinciales inaugurando  carretera en Alcabón. Foto cedida por Matías Rodríguez Díaz.




MATÍAS RODRÍGUEZ DÍAZ (1922-2007). Testimonio. Abogado y Secretario del Ayuntamiento de Toledo.




Mi ideología conservadora no la puedo ocultar porque trabajé toda mi vida en la administración. Desde la función pública aporté mis conocimientos en derecho para legislar el ordenamiento jurídico castellano manchego a partir de 1982, junto al primer presidente preautonómico, Gonzalo Payo. Y por supuesto, conozco muy bien la historia de mi pueblo: Alcabón.
 Pertenezco a una familia acomodada de la villa, “de derechas”, si así lo prefieres. Durante la Segunda República no existió en Alcabón una lucha de clases tan intensa como en Santa Olalla o Torrijos, debido a la figura del cura párroco, Jesús Alía López, natural de Escalonilla. Este sacerdote ejerció su autoridad moral y política sobre todos los vecinos, hasta su fallecimiento en 1934.
Una vez estallada la guerra civil, el alcalde socialista, Tomás Campos, fue el artífice de que  no se cometiera asesinato alguno contra sus convecinos de ideología contraria. Pero, sin embargo, los falangistas de Arucas (Canarias), a su llegada a Alcabón en septiembre de 1936, le propinaron una gran paliza que le obligaron a andar con muletas el resto de su vida. Pero los habitantes conservadores de Alcabón reprocharon esta actuación y otras muchas de los falangistas.
Pero no hay que confundir el comportamiento de moros o falangistas con la del resto de vecinos y militares profesionales. De hecho, el primer alcalde franquista denunció la actuación de la Falange de Canarias. Ocurrió que a la llegada de las tropas nacionales a Alcabón, el 21 de septiembre de 1936, la Casa del Pueblo quedó abandonada y sus muebles, junto con dinero, fueron depositados en el Ayuntamiento el día 8 de octubre de 1936 por orden de la autoridad militar que acababa de ocupar la plaza. Pero el día 4 de noviembre, los citados falangistas irrumpieron violentamente en la casa consistorial y, mediante amenazas, bajo el pretexto de que serían entregadas a la Suscripción, se apoderaron del dinero. Los hechos fueron denunciados por la nueva  Comisión Gestora que gobernaba el municipio y el Juez Militar siguió procedimiento sumario contra ellos.(1)


________

SINOPSIS.

La  Falange en Canarias cumplirá un importante papel represor en la comarca de Torrijos dentro de los primeros meses de la guerra. En las islas, cientos de jóvenes falangistas van a ser encuadrados militarmente y nacerá el Batallón de voluntarios canarios. Los militares rebeldes ven a estos como la fuerza de choque civil adecuada para asegurar la retaguardia.
Según la información procedente de la propia prensa canaria, eran muchos los voluntarios que querían ir al frente, pero, finalmente, sólo saldrán 700 con destino a la Península. El Jefe de la milicia falangista, el Teniente Larrea, los convocó, el día 18 de agosto de 1936, en la calle Buenos Aires nº 35 de Las Palmas(Diario Acción, 19/08/36). Los grupos más numerosos procederán de la capital de la isla y de Arucas, al mando de su alcalde interino Antonio Millán Rodríguez.
El mismo día de la partida de los expedicionarios canarios, el Comandante Militar de Gran Canaria añade un incentivo importante para los que marchan al frente, reservándoles el destino, empleo y puestos de trabajo que ostentan y la obligación de sus patronos de abonar a sus familias sueldos y jornales. *(Adición al Bando, firmado por José Cáceres, Comandante Militar de Gran Canaria en Acción, 7/9/36).
La tarde de sábado, 5 de septiembre de 1936, se embarcaron en el vapor Dómine con dirección a Vigo, para posteriormente viajar a Cáceres en tren. La toma de Talavera se verifica el día 3 de septiembre, nueve días antes de la llegada de las milicias canarias. A la ciudad de la cerámica llegan el día 12 de septiembre y allí les espera un destino distinto al que ellos creían: el trabajo en la retaguardia y no el de luchar en el frente.
Una vez llegados a Talavera instalan allí su cuartel general, supeditados a las órdenes del mando central militar, que pronto les anuncia la tarea que tienen reservada: la limpieza en la retaguardia.(3)

(1)  Entrevista realizada en mayo del año 2003.
(2) Libro de actas municipal: hoja suelta facilitada por Matías Rodríguez Díaz.
(3) MILLARES CANTERO, SERGIO: Los falangistas canario en el frente de Toledo; Ediciones Universidad Castilla La Mancha; Cuenca 2008. Congreso Ciudad Real.





martes, 26 de diciembre de 2017

EL CORO DE SANTO DOMINGO (TOLEDO)

Concierto de Navidad 2017.




Concierto de Navidad 2017.
Concierto de Mavidad 2017.

 EL CORO DE SANTO DOMINGO.


El nacimiento del coro se remonta a 1995. Su primer concierto de Navidad, con canciones a capela, se celebró en el año 1996, bajo la batuta de la directora Salomé Díaz. (1).Previamente, a finales de 1994, esta compositora y pedagoga, había recibido la solicitud del cura párroco, Antonio Campos, para crear la coral y así conmemorar la restauración del Retablo del Altar Mayor de la Iglesia Parroquial de Val de Santo Domingo.
Una vez constituido el orfeón, comenzaron los ensayos de una misa novedosa, compuesta por Salomé para tal ocasión, que se ofició en septiembre con la asistencia del Obispo de Toledo.
Desde entonces, el Concierto de Navidad en Santo Domingo se ha convertido en un clásico musical  y siempre ha contado con la presencia de Elisa Humanes, hija de Salomé y Justo, también miembro fundador del grupo. Y es que una característica propia de esta agrupación coral es la percusión de Elisa, con su marimba. Esta solista internacional es en la actualidad directora del Departamento de Percusión del Conservatorio de Issy-les-Molineaux de Paris.
En el Concierto de Navidad de 2005 se unió el clarinete Juan Antonio Pulido (maestro de música en centros públicos) y, en años posteriores, lo hizo Miguel Ángel Fernández (miembro de la Orquesta Impronta de París) con otro instrumento musical: la trompa. También el poeta Moisés Ruano acompaña a la asociación cultural recitando poemas alusivos a los temas de los conciertos.
La participación de niños y jóvenes es otra característica de la coral. Su directora, Salomé, siempre pretende extender la sensibilidad musical a los más pequeños. Su repertorio musical consta de más de ciento cincuenta títulos de variedades diferentes: canciones del mundo y del folclore local, con textos poéticos populares.
Los recursos económicos con los que cuenta la coral son muy escasos y depende de las aportaciones personales. Pero a pesar de su limitada economía, colaboró en su día para la compra de un órgano, así como en el arreglo de la escalera del acceso al coro y otras restauraciones de la Iglesia.


______________


(1)Salomé Díaz Rodríguez nace en Val de Santo Domingo (Toledo), donde inicia sus estudios con su padre Ismael Díaz. Titulada en piano, contrapunto, fuga y composición por el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Estudió con Antón García Abril, Román Alis, Adolfo Halfter, Franco Donnatoni y Francisco Calés. Salomé ha elaborado su propio sistema de enseñanza musical donde engloba todas las artes en la música. Metodología que ha desarrollado durante más de veinte años en la enseñanza primaria y secundaria en varias comunidades de España.
Profesora titular en la Universidad Autónoma de Madrid desde 1980 hasta 2012. Durante este periodo ha impartido numerosas conferencias en congresos nacionales e internacionales y un gran número de cursos de pedagogía de la música en todas las universidades de España, además de publicar muchos artículos en revistas especializadas. Muchas de sus creaciones musicales para conciertos han sido retrasmitidas por TVE, RNE, Radio Suiza y Emisoras Argentinas.

Video grupo de Elisa Humnanes